viernes, 16 de noviembre de 2012 2:02:00

0 ✉
Lento, siempre lento. Así es como inicia.
No puedes notar el negro de tus manos que avanza por tus brazos hasta llegar a tu cuello y te asfixia, claro, no dices nada porque le encuentras agradable. 
Te cautiva, te envuelve, te rodea y te completa

¿No necesitas nada más, cierto?

El ruido de palabras ya hasta parece absurdo, las acciones son escasas y las sonrisas apagadas.
Perdón, es lo único que sale de tu poco ser existente. 

Podríamos disfrutar de este adorable requiem mientras caes en mis brazos sin temer y acariciare tus mejillas, mi pequeña
El sueño tan anhelado te baña con una ternura única que solo tu puedes apreciar y disfrutar.

Sin alarmas y sin sorpresas.
Sonríe y llora en calma, esta vez será diferente.

Esta vez el cielo llorará deseando no haber caído.

Etiquetas: , ,