374: madriguera

jueves, 24 de julio de 2014 2:06:00

1 ✉
Se dice que los conejos hacen sus madrigueras para esconderse de sus enemigos naturales o claramente, aquellos monstruos superiores a ellos en tamaño o fuerza. Lo más complejo de todo, es que construyen verdaderos apartamentos subterráneos con más de una cámara en la cual se puede distribuir un lugar para comer, otro para hacer sus necesidades y otro para la crianza. Es un animal limpio y ordenado que sale de su madriguera normalmente de noche para buscar comida, o bien, sale en el día para tomar un poco de sol y estirar las patitas. Pero esto se hace cerca de la madriguera para evitar ataques. 

Ataques... 
Quizás por años, uno busca una especie de madriguera, un espacio para poder refugiarse de todas aquellas cosas que pueden invadir o atacar nuestro pequeño espacio que se llama ser. Los conejos no viven por ni para nadie a pesar de ser seres sociables. Dentro de su cámara hay espacio suficiente para cada integrante de la familia. Así son felices. Recuerdo que cuando era pequeña, solían preguntar en casa si era feliz. 

Nunca pude responder eso. 

Incluso ahora, no puedo responder algo que no es verdadero. Quizás algo tan utópico como la muerte, no llegará cuando logre alcanzar o saber lo que es la felicidad. Es algo de tal peso y yo me encuentro "como una criatura demasiado débil" como para poder soportar un golpe más o menos. Podemos ser tan insignificantes al momento de dar todo y claro, no podemos regresar nada. Nos llenamos la boca de palabras acogedoras y terminamos con las manos dañadas (no golpees la muralla). 

Un día, no muy lejano, entraré a la madriguera para cerrar la entrada con concreto. Quizás, la invernación de la cual no formo parte en el ecosistema llegará para terminar en quien sabe que cosas. 
Quizás, ya estoy diciendo demasiadas estupideces por la falta de sueño, por la falta de descanso, por la falta de calma. 

Etiquetas: , ,


373: manos rotas

domingo, 13 de julio de 2014 2:05:00

0 ✉
¿Por donde comenzar?
No viene al caso ponerse al día en todo el tiempo que no escribí, incluso si eso implica lo mucho que me costó acabar el semestre. Pero bueno, supongo que es parte de continuar con un camino que no te agrada del todo, aun así, eso no viene al caso. Aunque sea, no viene al caso ahora.

¿Por que no puedo asumir las cosas con normalidad?
Porque simplemente, no es algo que viene a mi ritmo de vida, no puedo asumir por un momento en la vida que estoy hecha pedazos o que me va a tomar mucho tiempo volver a ponerme de pie. No, no se puede o quizás no le tomo el peso que corresponde. Porque no puedo explicar correctamente lo que pasa.

La excusa de las manos irritadas.
Incluso cuando creen que estoy algo enferma y que la solución es buscar ayuda de terceros. Todo es tan incoherente como esto que escribo. La comida que no pasa y las noches (largas noches) sin dormir. Un sollozo ahogado y me muerdo los labios intentando no gritar. Nunca se puede asumir cuando no estas bien, más aún, más complicado es sonreír diciendo que todo está bien.

No, no está bien.
Malo, malo, todo puede estar malo. Caso como matar tres pájaros de un tiro y eso que pudieron haber sido más. El hecho de amargar los días con cosas tan irrelevantes me irrita de sobremanera.

¿Que pasará de ahora en adelante?
No lo sé, continuar caminando sobre el techado de vidrio evitando no solo quebrar, si no que cuidar aquellas puntas que pueden cortar. ¿Será lo correcto así? No lo sé y eso que se supone que quien nada sabe, nada teme.

Etiquetas: ,