377: en el insomnio

viernes, 10 de octubre de 2014 2:10:00

1 ✉
Unos treinta y un días más o menos, un vacío.
¿Que sientes cuando te apodera la frustración?
Y ahora comienzo a entender esa palabra, que no es solo un estado, si no que abarca una emoción, un sentimientos más profundo que el mismo amor u el odio. Nunca había entendido la dimensión de aquel bolso, pero quizás no lo tenía tan pesado en aquel entonces. Quizás las actividades fueron variando, las metas fueron otras y aunque se veían tan lejanas, podían haber llegado.
Recuerdo cuando estaba en la casa de la playa y frente a familiares inexistentes les dije con mucha emoción que el tramite estaba listo. Después de todo ¿no es eso? un simple trámite, pero la palabra "orgullo" comenzó a suplantarlo y con eso una semilla comenzaría a crecer en mi. Algo llamado esperanza o quizás algo más bajo y que se fue pintando con otros matices para hacer de esta comida un tanto más agradable y apetecible.
El acuerdo de años fue roto y aquí estamos en la víspera de un hecho inaceptable, cada vez menos ¿por qué caer en la fiebre comercial? prefiero evitar, así como evito esta responsabilidad enfermiza de querer hacer algo que por ende intento conllevar.
A pesar de que la replica fue dulce, era preferible aquello a tener que alimentarme una vez más con palabras cargadas de frustración (vuelve el concepto) y es por ende que a pesar de los reproches, la condena sigue latente. Peor que un crimen o más aún, no hay crimen y castigo más duradero que aquello que se forma con nuestros propios anhelos quebrados y el vivir el día a día con la estaca al cuello, el nudo o la masa de carbón esperando bajar, esperando subir, esperando salir junto con el resto de tu ser.

Ah~ estoy cansada... ¿de qué?

Etiquetas: