sábado, 10 de enero de 2015

380: bleh-

Año nuevo, vida nueva y puñado de cosas más que no vale la pena ni mencionar ni desear. El año nuevo fue distinto, con un sabor a carne asada y muchas botellas de champaña, el primer abrazo a mi pequeño y fin. Solo me quedó cerrar las ojos e imaginar los cambios que podría esperar, pero vamos~ es solo un día más con fuegos pirotécnicos. 

El cambio ya había comenzado a cosecharse hace un tiempo, cosas que haré sin importar el obstáculo inminente que podría aparecer, que me digan radical, me da igual. Solo dejen que camine en paz hacia donde quiera, con quien quiera y asumiendo los costos necesario. No quiero nada más de ustedes, no espero más de nadie. Un día, es una sonrisa y un poco más de agua al cemento, un día y es un nuevo pilar que quiebro. Porque habrán cosas que no cambiarán ni por muy firme que parezca la estructura. C'est fini

Ahora comienza un nuevo libro, una nueva forma, con otros colores, con otros ideales, con nuevo de todo. Ya basta de las cosas viejas y acabadas, vamos con esto, baby.

Comenzamos bien con darle forma a un montón de palabras sueltas, frases al aire y sin sentido, de pronto me sentí capaz de hacer grandes cosas, cuando nunca en la vida me lo hubiese imaginado. Tenía las herramientas y no sabía como formar el plano. Gracias por eso.
Vamos por el último año de la pesadilla, un año más y luego volaremos al mundo del dinero y otras cosas (?) 

Por último, dejaremos gente en el camino, porque si y nada más. Somos seres estúpidos y egoístas, quizás con el resto no hay problema, pero el egoísmo hacia uno mismo me descompone el sentido, ya no más de eso. No más de muchas cosas, no más palabras tiernas (de papel) no más gente, no más familia, no más amigos. No más nada... el círculo al fin quedó pequeño, simple y libre. 

Cerramos esto diciendo que el camino está trazado y sin importar las cosas que giren alrededor, seguiremos avanzando. 
Por su atención, muchas gracias.