390: tres semanas

jueves, 30 de julio de 2015 16:38:00

3 ✉
Tres semanas de vacaciones y quedan más o menos dos más, creo que de todas las vacaciones de invierno que he tenido desde que salí del colegio en 4to medio, ninguna la había vivido como "vacaciones" así como estas.
(/w/)

La última vez que vi a mis compañeras fue por el 10 de julio en un almuerzo para fin de semestre, desde entonces me propuse completamente a disfrutar las vacaciones como tal o si no, acabaría golpeando y mordiendo a todo el que se cruzara al momento de volver de vacaciones. Así, me dispuse a dividir los tiempos de lunes a viernes para descanso y el fin de semana en cautiverio del supermercado. Desde entonces, he disfrutado la vida en la cama (?) o algo de vida de vago haciendo nada, comiendo para vivir o sobreviviendo con café/té más flan.
Pero, no todo ha sido vivir de vago en casa y viendo jornadas maratónicas de catfish, bob esponja, los simpsons, padrinos mágicos y la más dolorosa, over the garden wall. Muffy me comentó la idea de hacer un curso de idioma por internet, en livemocha se ganan monedas dependiendo de los progresos que se tengan por cursos. Así me propuse practicar Italiano, poniendo otro idioma por delante del Inglés que si bien es necesario, bleh~ es más entretenido 


diccionario, cuaderno de idioma y mi estuche

Por otro lado, me dediqué más a los libros, porque en verdad era necesario bajar la gran cantidad de lectura en espera, o bien, para calmar un poco el impulso de comprar y comprar libros. Después de casi 8 meses, decidí reconciliarme con El Psicoanalista, de John Katzenbach; el libro en sí no es malo, pero después de haber leído La Historia del Loco, pensaba que iba a tener una lectura tan fluida como me pasó con la historia de Pajarillo, la cual sigue estando entre mis libros favoritos en la vida. Pero con Ricky no fue así, uno es testigo de toda una metamorfosis en un poco más de 600 páginas, lo cual en sí la historia es bastante atractiva y en verdad uno siente los deseos de saber quien mierda es aquel que causa los cambios en la vida casi perfecta de Ricky, pero se forma una pequeña inflexión al comienzo cuando Ricky debe decidir entre dar el paso a buscar a su cazador o sumergirse en el pánico de las decisiones y es ahí cuando uno absorbe ese "miedo absurdo" al momento que hace nada por su vida y dan ganas de arrojar el libro por la ventana, pero preferí guardarlo y leerlo para otra ocasión. 
Y así, una vez terminada la historia del sufrimiento de Ricky, me quedé con el vacío de querer leer otra cosa y comencé a hojear Los Atormentados, de John Connolly, libro que acabó por encantarme debido a su portada (sí, bastante estúpido) y que a pesar del poco avance que tengo, me ha agradado bastante. Ya para después, espero poder seguir con El Club de la Pelea, de Chuck Palahniuk, libro que le compré a Muffy como regalo por sus logros en el semestre, pero que no tiene nada de malo leerlo antes y darle spoilers

de dami, para dami. su propina es mi libro y el de muffy (?)


De esta manera, me formé todo un "calendario" para vacaciones o bien, lo que queda de estas. Así mismo quiero destacar que logré hacer una entrada más larga de lo normal solo porque la actividad de Italiano no se cargaba y preferí distraerme acá en vez de lanzar el compu por la ventana (ღ˘⌣˘)♥

en memoria del café con vainilla ;n;

Etiquetas: ,


389: el cielo se cae

domingo, 12 de julio de 2015 23:40:00

3 ✉
Y el cielo pasó a caerse, aunque no fue la gran lluvia, pero era algo que se esperaba por meses y meses y muchos meses más. Quienes hayan visto algo de noticias internacionales (o si es que pasan en algún otro lugar) de seguro se notó la super nube de polución toxica que estaba sobre la capital y lo peor de todo es que a pesar de estar en invierno, esa mierda causaba un calor insoportable. Pero bueno, después de dos días de lluvia ni fu, ni fa, el ambiente se siente más limpio. Pero eso no me salvó del trabajo y aquí estamos en cama con dolor muscular.
Pero en Santiago no fue la única lluvia que pasé durante el año, viví una lluvia más fuerte y además deliciosa, no lo sé, quizás puede ser el efecto del chocolate que tengo en la boca lo que me hace recordar esos dulces momentos.

En Mendoza la lluvia no es lluvia, es piedra, piedra porque eso suena cuando cae en los techos y piedra cuando golpea en las paredes por los fuertes vientos. Porque no son gotas de lluvia, son piedras y eran piedras que podías distinguir aunque estuviese oscuro y ni tan oscuro estaba, porque incluso el cielo se veía rojo. Habían hojas por todos lados y llegaron algunas a golpear el ventanal, hojas huyendo de las piedras y escapando al viento que poco agradable era. Debe ser todo eso lo que me despertó como a las tres de la mañana esa noche y me despertó a mi, porque Muffy dormía, pero si le dije que llovía piedra y ella sonrío, yo tomé su mano y me quedé viendo la ventana.
No estoy relacionada con estas tormentas, de hecho, en Santiago no llegan producto de todas las caderas de montañas que nos rodean y eso forma una especia de "filtro" se acercan gigantes y llegan las sobras. Allá no, todo llega limpio y puro, sin interrupciones, sin nada... esa fue lluvia, esa fue mi lluvia, una de las mejores cosas de la vida,

Cuanto daría por volver a vivir todo aquello otra vez...

Pero aquí estamos, con el dolor muscular y las ganas de nada. Mañana es mi última clase a la cual no tengo ganas de ir, luego un descanso que es medio merecido y medio muy merecido. De ahí al último semestre de la carrera, el último... luego tesis y adiós a todo ese mundo.
Y ya, porque prefiero no adelantarme a pensar en todo lo que vendrá. Tengo casi 10 diez libros para leer, una lista de series para ver y un juego que terminar, este tiempo si que es oro, así que mejor voy a tener que saber o aprender a manejarlo como se debe. No lo puedo desperdiciar y luego llorar porque no hice nada en todas las vacaciones, mejor dedicarme a estos pequeños tiempos para Dami.


Etiquetas: ,


388: a un paso de...

miércoles, 8 de julio de 2015 0:28:00

0 ✉
Estoy llegando al tiempo libre, el cual tanto quería y deseaba, el cual esperaba para poder ver series, leer libros, leer mangas y escribir muchas cosas. Estoy entrando a ese tiempo muerto, tiempo de ocio, tiempo de cosas relajantes, tiempo para mi y NO SE QUE CARAJO HACER.
O sea, se supone que debería relajarme, pero eso me colapsa, la mente relajada solo me da espacio para pensar y pensar cosas simples que acaban en angustia. Pensar estupideces, en fin...

No puedo con este dilema estúpido

Etiquetas: , ,