jueves, 27 de agosto de 2015

391: un giro

Un golpe abrupto que te causa mareo, que te hace partir de cero.
Es este el punto cuando miras tus manos y piensas: ¿Qué es lo que conseguí?

Nada.

No tengo donde ir, ni donde vagar.

No tengo que hacer, ni motivo para enmarcar.

Es ahora cuando me doy cuenta que solo soy una buena para nada, que nunca me propuse una meta concreta en la vida y ahora, cuando necesito poner algo en marcha, no tengo nada.

Ni un cuadro para presumir, ni un texto para destacar.
Solo soy un fracaso más en este espacio sideral.