M #1

lunes, 26 de marzo de 2012 22:23:00

2 ✉
De pronto quise volar, mi cabeza enloqueció por un momento y las palabras en mi boca comenzaron a ahogarme. 
Sin sentido comencé a gritar pero nadie podía oírme y lentamente esos gritos se fueron apagando como las estrellas en el amanecer. Esas estrellas que siempre están y que no podemos. ¿Por qué cerramos nuestros ojos para evitar ver más allá de lo que realmente queremos observar?
¿Para que vivir con esto? 
¿Por qué soñar con esto?


En algún momento me dijeron la soñadora, era solo un ave que no podía volar e imaginaba todo un universo tras la jaula. 


Aquel ave que perdió sus alas, aquella jaula que cerraron lentamente y yo solo los podía verlos reír, cantar y huir con mis sueños, con mis esperanzas y con mis ganas de vivir. 




Oct/01/2007

Etiquetas: