399: los largos días + todas las ratas van a la playa

miércoles, 18 de mayo de 2016 21:14:00

3 ✉
 la mitad. 
 Depeche Mode - world in my eyes
 Ritsuka y Summer Moon 
 té 
 facebook y youtube. 



Bueno...

No sé exactamente como describir la oleada de cosas que me pasan en este momento, creo que en menos de dos meses he pasado por los estados de angustia, cansancio, estrés y miedo. No sé porqué de pronto me lleno de malestares cuando me voy a la cama y recuerdo que debo salir temprano todos los días de mi casa y así, todas las semanas, todos los días. Incluso hoy, que debía ser un día para descansar, solo me ha dejado abatida en la cama un horrible dolor de cabeza. 
Por otro lado, revisando el calendario me di cuenta que ya me queda un mes y medio para terminar con mi práctica profesional y es hoy, mientras estaba tirada en la cama, que vuelvo a retomar la pregunta más latente estos días: ¿qué hacer después? a veces, simplemente fantaseo y llevo al resto a fantasear conmigo, porque claro, el decir "no lo sé" forma una especie de vacío que no me deja otra cosa que un malestar de inferioridad o estupidez porque simplemente detesto esta parte de mi vida. Tampoco me las tomaré de cínica subiendo fotos de cosas que no siento (como es el caso de las personas que me siguieron en el proceso) pero en fin, creo que es algo que tendré que meditar cuando llegue el momento oportuno. 
Vamos a sumar también, que el pasado sábado hicieron cambio de hora en mi país, lo cual además de dejarme una hora de diferencia con el país de mi pareja, me tienen con el agotamiento físico en la cara (como siempre, meh). Encuentro terrible salir del colegio casi de noche y llegar a la casa solo a acostarme... o sea, el día es más corto, pero lo siento horriblemente más largo. A fin de cuentas, la noche de pilla en cualquier momento del día estés donde estés. Mal, muy mal. 

Por último, en esta entrada un tanto aburrida, es la segunda parte de mi viaje. La verdad, es el punto más alto de todos, de primera, porque logré conocer una parte que nunca en mi vida imaginaba que iba a conocer y por otro lado, cumplí ese deseo de salir a vacacionar con mi pareja.


Mundo San Clemente, el reencuentro con la playa y una rata rosa en la vitrina. 

El sábado 13 de febrero, viajamos a San Clemente del Tuyú, parte de la zona costera de Buenos Aires y que queda a casi tres horas de la capital. Es un pueblo pequeño, pero cálido, con una pequeña zona comercial donde hay muchos juegos arcade, cafeterías y plazas, además de los clubs nocturnos, las hostales y pequeños mercados. Si intento comparar esa playa con alguna de acá, simplemente no puedo, en San Clemente está la playa del lado contrario a como uno camina en Chile para ir a su playa, claro, después de todo estoy en el Océano Atlántico y su mar cálido ni siquiera se asemeja al océano Chileno. El agua es amarilla, otros días es muy celeste y otros días muy verde, sobre todo esos días lluviosos. 

Un día en la playa. 

El día que llegamos, para mi fue bastante importante porque conocí a más familia de Muffy, su tía, primos y una rica cena en La Parrillita. Creo que en ese preciso momento, me sentí más parte de la familia sin quererlo, aunque en un punto sentí algo de nervios ya que al mantener ciertas cosas ocultas a la familia, fue inevitable olvidarlo por un momento y estuve a punto de besarla en la mesa, me alcancé a controlar, pero sentí que su prima lo notó Uu. A pesar de todo, lo encuentro una divertida anécdota de ese día en la cena y claro, el cantarle la canción del cumpleaños a su tío. 
Al día siguiente, hermoso catorce de febrero en Mundo Marino. Este es refugio acuático donde llevan a los animales rescatados de la costa y les rehabilitan mientras la gente puede ver a las criaturas en sus hogares momentáneos. La verdad, no soy muy fanática de los zoologicos y esas cosas, pero nunca había visto un refugio como este, aunque eso sí, había espectáculo con delfines y orcas. También lobos marinos y esas cosas que te hacen creer que el amor entre humanos y animales puede resultar. Eso si, sentí mucho odio por la orca antisocial (?) pero bueno, fue el momento Makoharu del viaje. 

Estúpido Makoto (?)

Logro desbloqueado: tocar los cuernos de una cabra.

Después, nos quedamos con la casa para nosotras y la verdad nos sentíamos como todo un matrimonio disfrutando de la vida en pareja <3 almuerzo para dos, caminatas de la mano y bueno, llegar a deshoras fue parte de la hermosa vida y fue en una de esas salidas que entramos en la perdición a nuestros bolsillos. 
Llegamos a los juegos arcado ese día de la salida con los tíos de Muffy y la verdad, no tuvimos tiempo para jugar hasta ese día. Compramos una tarjeta y disfrutamos un poco con algunos juegos para dos, ya saben, ese tenis raro de mesa con fichas gigantes, el shooter y el pump it! (aunque en ese no sirvo) pero, nuestros ojos se centraron en la parte de los premios y ahí estaba en una vitrina a lo alto, con esos ojos negros y la cola inerte, orejas grandes y sonrisa de emoticón, una rata rosa de peluche que claramente decía: llévame Dami!! Entonces nos pusimos en marcha y gastamos una buena parte de la plata comprando fichas para jugar una especie de lanzador de fichas en la cual al caer más fichas en el vacío, te daba más boletos con los cuales se podía canjear el premio. Fue un trabajo arduo de casi dos horas en las cuales jugábamos sin parar hasta que al sentir que estábamos listas, corrimos al mesón donde contaron los boletos y la máquina arrojó la hermosa cifra donde notamos que nos faltaban dos estúpidos boletos para tener a la rata rosa. Ahí solo jugamos una mierda rápido y listo, Dami y Muffy tenían a su bebé rosa al cual no dudaron en llamar Shemy

Fotito de esa noche y después de jugar esa cosa nefasta (porque perdí)

Después de aquellos días, todo fue una sucesión de hermosos momentos, bastante único en los cuales ahora cierro los ojos y los recuerdo muy vivos. Me encantaría poder volver, creo que, en este momento del año, lo necesito. Necesito viajar, sentir otro aire, necesito nadar en esa playa, salir a jugar en las noches, tomar el helado rico de la plaza y disfrutar, disfrutar la vida, claro, junto a la mejor compañía. 



Etiquetas: , ,