410: una rueda

lunes, 5 de marzo de 2018 11:54:00

0 ✉
Aunque en realidad a esta entrada la quería llamar: Como tu vida da un giro 360° en menos de un mes. 
Pero como el título iba a quedar muy largo y capaz dejaba feo el encabezado lo dejamos así. 
No me di cuenta cuando llegamos a marzo, desde enero hasta ahora todo fue un soplido rápido y lo único bueno en el paso de los días es que ya viene el frío, el café porque sí y los abrigos a excepción de una pequeña cosa, febrero aún no termina. Hace un mes más o menos que mi polola (novia) Muffy (aka @sin_queso en twitter y @el hongo parlante en blogger para hacer publicidad) está en Santiago de Chile compartiendo las vacaciones. Febrero siempre ha sido nuestro mes desde hace 3 años y esta vez le tocó a ella venir acá. Sobre los paseos y por menores capaz hable cuando ella retorne a su casa en unos días más para seguir sus estudios, pero mientras tanto solo quiero dar y entregar mi profunda entrega a su persona y su compañía en estos días. 

¿El motivo? 
Bueno, la última entrada que escribí fue sobre el como el 2017 me dejó algunas cosas buenas entre ellas mi independencia al migrar a casa de una amiga. Todo eso cambió rotundamente estos últimos días por motivos a los cuales no entraré en detalles, pero lo cierto es que desde hace mucho que no sentía esa angustia algo desesperante del "¿qué hacer?" y a raíz de esto se dieron sobre mi una serie de reacciones psicosomáticas que espero solucionar con pequeñas cremas para la cara y otros. 

A raíz de esto, también comencé a vivir una serie de recuerdos que se evocan al volver a la casa de origen, el porqué salí, las relaciones, las llamadas, los mensajes y un sin fin de situaciones que me causaron malestar en su momento y que al despertar mirando las paredes azules, vuelvo a recordar. Pero aquí entra mi polola y como su apoyo incondicional pasó a ser pilar en la superaciones de las situaciones, o si bien, si aún no están superadas me ayuda a llevarlas de una forma mas liviana ya que siempre sabe pronunciar la palabra adecuada para calmarme.

Es cierto que las horas retroceden y su ausencia de mi lado se vuelve una especie de dolor fuerte, cuando la vi estos días despertando a mi lado solo pude decirme: Que niña tan hermosa, soy muy afortunada de tenerla a mi lado para amarla, cuidarla y respetarla. 

Gracias por todo mi vida, eres esa Mercy de mis días y espero yo poder ser ese motor que te ayude a superar tus dificultades, juntas somos fuertes, este año será hermoso. 

También gracias por ayudarme con nuestra nueva bebé (?) Panchis ya está lista con sus alas de médico de combate

Etiquetas: , ,